Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

Hay un momento tan misterioso como angustiante en los vuelos hacia la Luna, cuando la nave circula el lado oculto del satélite de la tierra y se cortan todas las comunicaciones. Los astronautas están solos, incomunicados, desde la Tierra los casi veinte minutos se hacen eternos hasta que se escuchan las voces de nuevo. Río Negro, y los que formamos parte de su comunidad estamos ‘del otro lado de la Luna‘, con toda la incertidumbre pero con toda la esperanza de volver a escuchar voces, señales de vida, y que el vuelo se encamina hacia su objetivo exitoso.


 En esta columna hemos analizado la dependencia absoluta de la provincia del Gobierno nacional que, como nunca, su suerte sellará la de Río Negro. La gravedad y angustia del presente, como en el caso de la nave espacial en silencio, va camino a un esperanzador futuro si se analizan los factores que incidirán centralmente en los tiempos que vienen.


El Norte de la Patagonia, o mejor dicho Neuquén y Río Negro se erigen como columna vertebral del accionar económico del gobierno nacional. El campo como actividad, que abarca una decena de provincias, más estas dos norpatagónicas están en el centro de las decisiones favorables del macrismo. No hace falta ser un CEO iluminado para concluir que Neuquén y Vaca Muerta, más Río Negro con sus valles y ríos, la cordillera y el mar son campo fértil de una apuesta a la inversión y el crecimiento. En buena hora, o mejor, era hora.


Pero vaya novedad, el camino no aparece sencillo, y por ahora algo confuso, poco claro. Miremos Río Negro.


Hace veinte años una de las fortunas del mundo, la del magnate inglés Joseph Charles Lewis le puso el ojo a veinte mil hectáreas de tierra, bosque, agua y belleza como hay pocas, en las cercanías de El Bolsón. Sus primeros pasos con el poder político fueron contundentes, compró a ocupantes originales y titularizó rápidamente tierras que llevaban medio sigo de precariedad. La administración Verani, con un versátil ministro, Horacio Joulliá anunció un millón de dólares para el hospital de El Bolsón. Nunca se supo que pasó. Nacía la estancia Hidden Lake todo un paraíso para los ricos de la Tierra. El dueño en esa época de la cadena Hard Rock, del equipo inglés Tottenham, de la comercialización de los Rolling Stones, entre otros cientos de negocios en todo el mundo. Lo cierto es que Joe Lewis, como se lo conoce, reparte sus días entre Bahamas y Río Negro, no pudiendo ingresar a Estados Unidos por problemas impositivos.


A partir del desembarco de semejante fortuna y personaje, Río Negro fue distinto. Como en las películas americanas en las que en una ciudad mediana disputan el poder el dueño de los casinos y el alcalde. No hace falta que se lo cuente, ni que digamos quién termina digitando el alcalde. Se dice peyorativamente que del Río Grande (México) hacia abajo, ningún político resiste el cañonazo de un millón de dólares. Por eso no es de extrañar que la Mansión de Lago Escondido de Lewis, desde sus inicios se haya convertido en La Meca de la política rionegrina. Se desplazó el tradicional polo del Alto Valle con sus empresarios frutícolas o periodísticos para radicarse a la sombra de las lengas y cipreses cordilleranos. De veinte años para acá practicaron el besamanos andino todos los intendentes de El Bolsón, todos los ministros de Economía y todos los gobernadores de la provincia. Todos los periodistas, decenas de abogados. Las excepciones, pocas, pero las hay, solo confirmar la gran mayoría de asistentes a las bucólicas jornadas en el paraíso montañés.


‘Lo atacan injustamente, todo lo que hizo lo hizo bien, y no tiene negocios con el Estado‘ dijo el presidente Macri cuando nadie le había preguntado nada hace unos sesenta días atrás. Es de imaginar que no estaba retribuyendo la hospitalidad del empresario en cuya mansión pernoctó a días de asunción, antes de las navidades. De esta manera Lewis fue el primer empresario en juntarse con el nuevo presidente. Práctico Macri aceptó trasladarse en el helicóptero de Lewis, por lo que la Unidad Gubernamental que se ocupa de sus vuelos todavía anda juntando facturas para justificar el vuelo y su pago para esquivar el camino de la dádiva.


La Revista Noticias de esta semana ofrece dos notas sobre Lewis y el presidente de su empresa asociada Pampas Energy, Marcelo Mindlin. Un material imperdible con las firmas del periodista jacobaccino Rodis Recalt, Alejandro Rebossio y Alejandro Parone. El crecimiento de Mindlin, asociado a Lewis lo hace saltar del lugar cien al trece entre los empresarios argentinos. Controla con su holding Edenor, IRSA, Transener, TGS, una docena de centrales eléctricas y ahora IECSA, la constructora de la familia presidencial que termina de adquirir a Angelo Calcaterra, sobrino de Franco Macri y fundador de la empresa. Marcelo Mindlin ocupa mil hectáreas de bosque entre los pagos de Lewis y Bariloche, lo que se dice jamón del medio por su calidad y valor. Lewis y Mindlin, empresarios favoritos del presidente pagan impuestos en Río Negro. Descansan en sus paisajes, apuestan al crecimiento de esta tierra, invirtieron; pero quieren invertir mucho más.


No todas son rosas para los emprendedores empresarios. Las iniciativas de un aeropuerto en El Bolsón, una Central Hidroeléctrica y una mini ciudad andina, tipo Davos Suiza en el cerro Laderas ha despertado furibundos rechazos en la comunidad bolsonera. Quien explica y representa a Lewis, el barilochense Nicolás Van Ditmar se queja de una especie de ‘terrorismo mapuche‘. Como se recordará Van Ditmar fue el destinatario de la primera audiencia que el reciente electo gobernador Carlos Soria concedió a un empresario durante la primera semana de un mandato que se cortaría trágicamente una veintena de días luego de asumir. El representante de Lewis tiene un pasado de deportes andinos, fue esquiador, siendo seguramente la prueba de eslalon su lado flaco a juzgar por la facilidad con que derriba conos a su paso en las gestiones en favor de su mandante. No olvidemos el emprendimiento de una pista de dos mil metros asfaltada con todos los requisitos de una estación aérea a la vera del mar en las proximidades de Sierra Grande en torno a una casa hawaiana.


Lo cierto que Río Negro es tierra amigable, de las preferidas del poder económico grande. Lewis, Midlin, los Macri, todos jugadores de primera, internacionales. Ya que estamos en tema, el fútbol se sabe lo puede al presidente y cede a su pasión. Se dice que recomendó para el Tottenham la contratación de Erik Lamela, todo un pecado para un ‘bostero‘ de ley, pero responsable en sus recomendaciones.


Nada de esto lo ignora el gobernador Weretilneck, quien tiene asumido que gobierna una provincia apreciada desde el gran poder. Un tema que da para otra nota.
Que sea para bien. 

Video del día

Noticias Relacionadas