Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

En este país futbolero todos manejamos el lenguaje común del más popular de nuestros deportes. Así no hacen falta muchas explicaciones si comparamos las tres semanas anteriores a las fiestas navideñas con los tres minutos finales del primer tiempo de un partido de fútbol. Son más cruciales de lo que se cree porque te pueden mandar a la pausa del entretiempo controlando el juego o necesitando un cambio drástico para sobrellevar un primer tiempo en contra. Un gol en esos tres minutos pone a uno u otro equipo ante un segundo tiempo con estrategias definidas. Seguir atacando para el que tiene la ventaja o salir a conservarla son algunas de sus opciones. Hacerlo de contraataque o seguir presionando son otras. Para el que está en desventaja buscar la igualdad mediante el ataque o en contraataque son otras variables.


La semana pasada dijimos que el gobierno nacional muchas pelotas que iban fuera del arco las metía adentro. En sesiones extraordinarias envió sin consensuar con las mayorías que manejan las Cámaras un proyecto sobre el impuesto a las ganancias que se lo rechazaron, y para peor le sancionaron otro con un costo fiscal impagable con lo que le queda al gobierno como único camino acordar la modificación sobre lo que ya tiene media sanción. Costo fiscal no querido y costo político gratuito. Si no enviaba el proyecto la pelota iba afuera; al presentarlo sin acuerdos previos metió gol en contra.


En los tres minutos antes de la pausa, o las tres semanas antes del fin de año hay que redoblar la atención y no perder la concentración. Los efectos de lo que sucede en estos días prolonga su efecto hasta principios de marzo, y rebota recurrentemente durante las vacaciones.


Repartija de fondos sociales, índices inflacionarios, presión impositiva, llegada de inversiones, bonos navideños, cantidad de despidos forman parte del cóctel de estos días. Si avanza el proyecto sobre ganancias de la oposición o termina en un mix con el del gobierno las provincias verán mermadas aun más sus partidas de coparticipación.


Es por eso que el gobernador Weretilneck se apresuró a rechazar el proyecto sancionado en Diputados y el gobierno nacional lo vende como “el rechazo de los gobernadores”. Weretilneck no tiene el voto de ningún senador. Si lo invitan a una fiesta swinger anda, para este tema de la política, sin pareja. Humo por aquí, humo por allá, deporte nacional.


Estas tres semanas son sinónimo de relax también. Calor, fiestas de despedidas del año, inicios de proyectos para luego de las vacaciones. La política no escapa a este ambiente bucólico y de balances.


En esa línea el Ministro de Desarrollo Social Fabián Galli despidió el año con su gente como debe hacerse. Fiesta gratis para un centenar de asistentes, sorteos de viajes al exterior y otros regalos, música, globos y matracas. Unos 110 mil pesos que salieron mediante un subsidio de su Ministerio a la Asociación Civil que es dueña del local donde se hizo el festejo. Todo en medio del atraso salarial y del parate generalizado que exhibe la administración rionegrina. Una desubicación más una eventual investigación del trámite que dispone los fondos públicos. El efecto pan dulce hizo que el ministro Galli cambiará la mitad de su equipo, para sobrevivir como ministro y dejar que le manejen la repartición los nuevos funcionarios. En otras palabras, su renuncia es a fecha, y el Desarrollo Social seguirá sin rumbo como hasta ahora. Eso sí, será recordado por la fiesta subsidiada.


Algo menos de gente y aparentemente con plata de sueldos propios hubo en un asado en Playas Doradas donde un grupo de intendentes, casi todos radicales decidió marchar por caminos distintos a los que proponen los dirigentes orgánicos. Precisamente desconfían de quienes conducen las negociaciones con los gobiernos provincial y nacional de las que sienten al margen, sospechando que quienes los representan no tienen en cuenta las responsabilidades de estar al frente de los gobiernos municipales. Son más de siete y aspiran llegar a la decena en el corto plazo. Mientras marcharán sin intermediarios partidarios ante los gobiernos. Un intendente del Valle Medio advirtió espontáneamente a la concurrencia: ¡Tengan cuidado con el Gobernador que miente mucho! La carcajada fue lo mejor de la noche. Luego decidieron que se darán a conocer haciendo referencia al 10 de diciembre como símbolo de institucionalidad y democracia, siempre dentro de Cambiemos.


Otro asado relacionado con Cambiemos tuvo lugar en Viedma con José Luis Rodríguez como anfitrión. Ayudó a coordinarlo Diego Vázquez, secretario de Gobierno de Cipolletti que cargó con la tarea principal, que fue traer al cónclave al intendente cipoleño Aníbal Tortoriello. Dos ex intendentes de Viedma Gustavo Costanzo y Fernando Chironi fueron de la partida, también Pedro Casariego, Nilo Fulvi, Remo Costanzo, Roberto Brusa, Roberto Rulli, Juan Valles, Bautista Mendioroz. Por lo que se advierte se intenta crear un espacio de participación en torno al macrismo y la Coalición Cambiemos de cara a las legislativas del año entrante para lo que ofrecieron la representación del grupo a Tortoriello. Un esquema corporativo gerencial que llamativamente aparece en las antípodas de la mayoría de los presentes que tienen dilatada trayectoria dentro de una concepción colectiva y popular del quehacer político. Tortoriello expresó sus ideas sobre la cuestión pública que son similares a las que ya se conocen en apariciones previas con Cristina Kirchner, Daniel Scioli, Magdalena Odarda, Alberto Weretilneck y últimamente Mauricio Macri. Al inicio del año se darán a conocer los futuros pasos de este espacio que aspira a expresarse con candidaturas propias en las PASO legislativas.


Como un retroceso debe merituarse la eliminación de reembolsos por exportaciones en puertos patagónicos. El Alcalde de Santander que preside Río Negro entendió que no es grave, ya que se compensa con baja de retenciones a la fruta, que fue el argumento del gobierno nacional. Es la ventaja de responder a los intereses de Santander y no a los de Río Negro. Mientras en Bahía Blanca y el resto de los puertos bonaerenses festejan. Ni una sola voz levantó Río Negro, más allá de algún demagógico comunicado. Acciones ninguna. El gobernador de Chubut Mario Das Neves rompió relaciones con la Casa Rosada, prohibió que sus funcionarios viajen a Buenos Aires sin su conocimiento y ordenó a sus legisladores a posicionarse enfrente del gobierno nacional.


Son semanas clave, no vale la pena calentarse y sí concentrarse en las fiestas, asados, sidra, champagne y brindis. Bonos y pan dulce. Felices cronogramas.

Comentarios

Video del día