Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

Pocas veces como en esta semana ha quedado patentizada la globalización. Las elecciones presidenciales en Estados Unidos pusieron al mundo en vilo. Su resultado en pánico. La incertidumbre se adueñó del orbe y si bien la democracia americana cuenta con instituciones fuertes e independientes el devenir del populismo que esgrime Donald Trump pone un manto de gigante imprevisibilidad a los tiempos que vienen.


Sobraban señales sobre lo sucedido con los antecedentes del Brexit inglés, el referéndum por la paz de Colombia, los indignados de España y cuanta consulta popular hubo en estos tiempos. Queda claro que la democracia liberal y el mercado libre han perdido su capacidad de ilusionar. Esta pérdida ha generado un proletariado emocional de humillados, ofendidos y enojados con las estructuras institucionales que clama venganza como sea. El voto es el instrumento ideal.


Eduardo Duhalde desde su experiencia tiene interesantes respuestas para el diario El País sobre este tema en relación a la actualidad Argentina. “Le tengo miedo al desplome del gobierno por razones económicas, la gente está mal. Me gustaba Macri, pero le falta experiencia para momentos difíciles. Si Macri pierde en 2017 puede volver el que se vayan todos. El peronismo es un hormiguero pateado, les digo que hay que juntarse para el 2019” Luego agrega que hay que “ayudar a que le vaya bien a Macri”.


Las paritarias presionan al compás de una inflación que no cede. Más allá de expectativas y pronósticos terminamos redondeando el temido 40 por ciento anual. Ninguna actualización salarial alcanzó estos índices, y menos aún los sectores públicos. Entonces la soga se tensa, el gobierno intenta neutralizar con bonos y cifras fijas por única vez. El déficit, motor de la inflación, no cede y se financia con endeudamientos para escapar de la emisión. Con este panorama las inversiones dudan y se demoran, se posterga la activación de la economía y la recaudación se estanca.


Los párrafos que anteceden suenan pesimistas. Frente a ello, como es de esperar está el optimismo del gobierno, que antes de serlo graficó como “revolución de la alegría”. Para el gobierno se llega a fin de año con tranquilidad, la inflación está en baja, comienza un agresivo plan de obra pública y todo irá mejorando de ahora en más. Pasó lo peor.


Y en Río Negro...


El gobierno de Río Negro esta semana dejó de aportar noticias propias para dejarlas en manos de la naturaleza. En Choele Choel entre heladas y granizo se borraron seis mil hectáreas de producción. El Alcalde de Santander instruyó a sus funcionarios a que identifiquen el flagelo con el gobierno nacional: el granizo viene del cielo, espacio que administra la Nación. Si el cielo manda granizo que pague los daños, razonó el Gobernador con lógica incontrastable.


Al mismo tiempo el gobierno rionegrino encaró los reclamos de ATE de la manera más creativa y original que se conoce. Aplica el slogan del nuevo partido que lo respalda y pactó con las huestes bullangueras de ATE pasar 500 becados a la planta transitoria del Estado. Juntos somos más. Es una excelente manera de terminar este tema: incorporarlos al Estado. Seguramente hemos consolidado nuestro privilegiado puesto en la escala que ya nos tiene en la cima de las posiciones en cuanto a porcentaje de gasto público que se destina al empleo estatal. Este método lo usó Ramón Díaz cuando era técnico de River un día que el “Chapulín” Martín Cardetti le hizo cuatro goles en un partido a los Millonarios en el Monumental. Este no nos hace más goles dijo en tono altanero el riojano. Le pondrá marca personal o quizás escalonada, preguntaron los periodistas. De ninguna manera, contestó Díaz. Lo compramos, ahora es nuestro y a nosotros no nos mete más goles. Anécdota aparte, Cardetti con la camiseta de River nunca rindió como lo hacía en Rosario Central. Volviendo al tema becas, es una burda mentira que terminaron, ya que de cara al año electoral que se avecina ya está en marcha las nuevas contrataciones. Sólo es cuestión de tiempo para cuantificarlas.


Cuando se leen estas líneas, exactamente en la mitad del mes en curso se terminan de pagar los sueldos. La semana que se inicia queda para los que están en lista de espera para cobrar “después que se paguen los sueldos”, que están frente a la ventanilla junto a los beneficiarios de horas extras y otros rubros menores. 2.800 millones tiene que juntar el gobierno entre hoy y el 10 de enero del año entrante. Unos 60 millones por día.


Como los helicópteros que encaran la montaña para superarlo y por momentos parecen no lograrlo a punto de estrellarse y finalmente pasan diez metros por encima de la cumbre. Una emoción y adrenalina sin igual que en este caso disfrutan el Ministro Isaías Kremer y Alberto Weretilneck. En el helicóptero vamos todos los rionegrinos confiados en la pericia de tan eximios conductores, que acreditan dilatada experiencia desde los tiempos de la Municipalidad de Cipolletti. El sucesor de Weretilneck, Abel Baratti fue quien se quedó con el helicóptero valletano. Una autoridad en la materia de legado post Alcalde de Santander.


Pasó sin pena ni gloria el primer capítulo del nuevo contrato de concesión del Banco, se avecina la discusión, por llamarla de alguna manera, del presupuesto. La mayoría legislativa oficialista augura nulos inconvenientes.


Tiende a complicarse la situación de la Lotería que termina de ser intimada por su renuencia a informar al Fiscal de Investigaciones Marcelo Ponzone. Hay indicios que la situación llegará a la Oficina Anticorrupción que lidera Laura Alonso, un buen dato para una provincia exportadora que a falta de manzanas y peras exporta casinos con concesiones sin compulsa pública. Son los temas que se vienen.


Lo de los 60 millones por día incluye sábados, domingos, feriados y fiesta de fin de año. Amenaza a ser el tema recurrente, no sólo de Río Negro sino de todo el país: si se llega a fin de año con respuestas a los reclamos sociales. Una cosa quedó clara en Río Negro, no habrá bono. Lo dijo el Gobernador: es decir que en este tema no está dicha la última palabra.

Video del día