Análisis político de la semana.
Tamaño letra:

 

Esta semana ha sido variopinta en el plano político. Por el lado oficialista, la economía metió la cola. El gobierno sigue en su derrotero hacia el tan mentado equilibrio fiscal, mostrando un análisis de la situación que, por lo menos, inquieta a sus socios políticos. En el tiempo, este equilibrio parece lejano, semanas de zozobra como la última se sucederán en los próximos años. Por el lado opositor, el recuerdo de viejos días de Gloria ha eclipsado totalmente cualquier reacomodamiento.


El gobierno, frente a un Estado elefantiásico, pero con un gasto inelástico que se compone en su mayoría de jubilaciones y gasto social, se ve obligado a ajustar, emitir o endeudarse. Y eligió ajustar, emitir menos y endeudarse lo indispensable. O por lo menos eso dice.


En la última semana el tema económico, hoy devenido en un mecanismo de relojería al cual es difícil seguirle el rastro, puso en pie de guerra a parte de la alianza de gobierno. Para ahorrar y, según el gobierno, eliminar asimetrías injustas, se quitaban los diferenciales por zona de las asignaciones familiares.
El tema de las asignaciones familiares no solo pone de manifiesto los costos que está dispuesto a pagar el gobierno buscando el equilibrio del fisco, sino las pocas herramientas con las que cuenta un gobierno en el siglo XXI para direccionar el gasto adecuadamente. Parece mentira, pero el Estado en muchos sentidos sigue estando ciegos y parece andar a tientas.


Este conflicto tuvo como corolario la reunión que terminó en la retracción de la medida y fue testimonio de esto la diferencia en los discursos de los diputados nacionales por Rio Negro. Ambos, que además de ser diputados forman parte del grupo de cinco o seis figuras más importantes de Cambiemos en Rio Negro, mostraron posiciones antagónicas no solo en el análisis del estado de las cosas sino en la medida en sí. Wisky, defendiendo la misma, aunque con un discurso medido y Lorena Matzen, firmando un pedido junto a un grupo de diputados pidiendo dar marcha atrás con la medida.


Queda la incógnita de si han retrotraído la medida por un sincero convencimiento de que no era la más conveniente, o porque prefirieron no pagar el costo político y electoral de sostenerla. No es momento de perder capital en este sentido para el gobierno.


En medio de este pequeño cisma dentro de la alianza de gobierno, la aparición de los cuadernos del chofer de Baratta llega como un bálsamo que no parece, sin embargo, alcanzar para eclipsar la inquietud acerca de la factura de ciertas medidas. Aunque innegable y brutal, lo real es que lo que dan estos cuadernos es una suerte de exceso de certeza, si puede esto existir, acerca de algo que la sociedad da por cierto. Pocos dudaban antes de estos cuadernos obscenos de la dinámica de coimas en la obra pública.


Utilizando una metáfora algo macabra, el rendimiento de este tipo de noticias, como la emisión de dinero, termina siendo decreciente. Puede que la sucesión de estas noticias lleve nuevamente al kirchnerismo a su piso más duro. Que lo retrotraiga a su voto testimonial. Una cosa para la que de ninguna manera alcanza, es para generar esa confianza y esa expectativa en el gobierno que parece deslucida luego de la crisis. El gobierno, reiteramos como en semanas anteriores, se sigue recostando en problemas ajenos para dilatar la solución de los propios. Que no son pocos.


En nuestra provincia, los rebotes de la política nacional siguen siendo cuasi nulos. Si bien los reacomodamientos de algunos actores de relevancia responden a correlatos de sus sectores nacionales y algunas variables, como la fecha de las elecciones, dependen en gran medida de estrategias coordinadas con los mismos.


Todo hace prever que, en este sentido, el gobierno provincial despegará su fecha de la nacional. De mejorar la performance del gobierno en el tiempo, lucharía en contra de un arrastre positivo que hoy no tiene. De empeorar, seguramente sería por un empeoramiento de las variables económicas, lo cual perjudicaría a todos los oficialismos. Incluyéndolo.


Desde los dos sectores opositores, no parecen haber generado ningún rebote la situación de las asignaciones familiares ni los gloriosos cuadernos. No parece haber resquebrajado la sociedad PRO-UCR lo primero, ni haber afectado al Frente para la Victoria y sus aliados los sucesos ligados a lo revelado en los cuadernos del chofer de Baratta.


Nada nuevo bajo el sol, más allá de algún reacomodamiento dentro del Gabinete provincial de cara a 2019, ampliando el poder del ministro de gobierno y la rama paladar negro del albertismo dentro del gobierno. Cada vez más, los movimientos se miden mirando las elecciones del año que viene. Seguramente tendremos tres elecciones.


Todo hace pensar que Foulkes buscará también que la capital vaya a elecciones sola. Previendo que las elecciones provinciales y las nacionales serán separadas, yendo solo evita una eventual nacionalización o provincialización de las elecciones municipales. Obviamente.La primera, una eventual nacionalización, trae a la mente la mala performance que tuvo Cambiemos en la ciudad de Viedma en la última elección a diputados, en un contexto económico mucho más halagüeño para la capital provincial que el actual. Jugarse un pleno a que la economía despegue no es algo que parece estar dispuesto a hacer el intendente.


La segunda, la provincialización, pondría a su candidato a competir no solo con la boleta del candidato a gobernador que hoy por hoy tiene mayor aceptación, Soria. Sino con la del candidato del gobernador. No siendo suficiente esto, hay grandes chances de que la misma sea integrada por Juan Manuel Pichetto como candidato a intendente. En las últimas elecciones, cabe recordar que si bien no fue el candidato más votado, fue el de la boleta más votada. Alcanzando Foulkes la victoria gracias a una colectora del llamado, si se quiere, progresismo.


Ha habido esta semana otra protagonista, que ha generado alguna expectativa y clima electoral en el mapa político de Viedma. O cierta zozobra. Esta protagonista es una encuesta que está circulando. La misma, según ha llegado a oídos de un servidor, va a servir para despejar un poco la niebla que hay sobre las candidaturas de 2019.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas