El documento pone el acento en los principales problemas que en la actualidad a las MiPyMEs, que representan un 64,7% del empleo privado registrado del país.
Tamaño letra:

Un documento elaborado por la Cámara Argentina de Comercio (CAC) rescató la imagen de las PyMes (Pequeñas y medianas empresas) y asegura son claves para el desarrollo social y económico del país, emprendimientos que son los principales generadores de empleo.
“A fin de favorecer el progreso del sector PyME, se torna necesario que desde los tres niveles de Gobierno se implementen políticas que favorezcan su expansión y mejoren su competitividad, acercándola a los niveles que registran estas empresas en los países desarrollados, e incluso en otros países en desarrollo”, consignó el informe.
Según los últimos datos brindados por el GPS de empresas del Ministerio de Producción en el país existen alrededor de 856 mil empresas registradas, de las cuales de 606.000 son empleadoras.
El 99,4% (602.784) tiene menos de 200 ocupados, y sólo el 0,6% (3.532) son grandes empresas con más de 200 ocupados.
Las empresas de hasta 200 empleados son las que más trabajadores emplean: cuentan con el 65% del empleo privado formal.
Las Pymes tienen una importante función como generadoras de empleo, lo que favorece la inclusión social.
Utilizando la misma fuente de datos, se puede afirmar que las MiPymes representan un 64,7% del empleo privado registrado.
Las microempresas son responsables del 21%; las pequeñas empresas del 22,5%; y las medianas de 21,2%.
Una característica importante de las Pymes, especialmente de comercios y servicios, es que son una fuente de empleo, además de mantener su presencia en todo el territorio nacional.
Asimismo, puede destacarse que, por sus características, estas empresas suelen ser la puerta al mercado laboral para los segmentos vulnerables de la población, que de otro modo no accederían a él pues no cuentan con las competencias académicas que las compañías de mayor tamaño generalmente exigen.
Es fundamental señalar la importancia de las Pymes para favorecer una economía más competitiva y evitar los efectos distorsivos de la concentración económica y territorial, incluyendo fenómenos de cartelización y posiciones dominantes abusivas.
En este aspecto y favoreciendo el crecimiento de las mismas se mejoran las decisiones de los agentes económicos y se federaliza efectivamente la actividad económica, a la vez que crece la dimensión de las empresas mejorando su capacidad de inserción en un mundo globalizado.
Adicionalmente, debe señalarse que las pymes no solo generan oportunidades para los potenciales empleados, sino que también son la vía de acceso para quienes deciden convertirse en empleadores.
Típicamente aquellos que inician una actividad empresarial lo hacen mediante una empresa de tamaño pequeño o mediano, es decir, una Pyme.
En este sentido, resultan acertadas las palabras del entonces presidente del BID, Enrique Iglesias, quien en una asamblea de dicho organismo sostuvo que “las Pymes son el mejor antídoto contra la pobreza”: el desarrollo de este segmento de empresas se constituye como una cuestión de gran relevancia para los países que quieran combatir dicho flagelo.
En ese sentido y para favorecer el progreso del sector pyme, es necesario que desde los tres niveles de Gobierno se implementen políticas que favorezcan su expansión y mejoren su competitividad, cercándola a los niveles que registran estas empresas en los países desarrollados e incluso en otros países en desarrollo.
FUENTE: MAGyP RN
 

Comentarios

Video del día