Así lo determina el informe trimestral de FADA. El indicador disminuyó 3 puntos respecto a junio.
Tamaño letra:

INGRES_CUERPO_DE_NOTICIA AQUI

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) publicó su informe trimestral, en el que determinó que la participación del Estado en la renta agrícola marcó 71,1%, algo menos que la medición anterior, en junio, que había sido de 74,7%. Hace un año fue de 65,4%.
El incremento de los ingresos por encima de los costos hizo que mejorara la renta y bajara el indicador. El precio disponible en dólares del maíz y la soja subieron un 7% y 8% con respecto a junio. Además, el dólar aumentó un 9% mientras que los costos aumentaron un 7,4% en estos tres meses.
En cuanto al aumento que se observa en relación al 65,4% de hace un año, al actual de 71,1%, sucede que, si se compara con septiembre del año pasado, los costos de una hectárea promedio subieron un 27,7%, cuando el valor bruto de producción de una hectárea promedio en el país tuvo un incremento del 16,5%.
Por otro lado, respecto al "costo argentino", el estudio advierte que nuevas cargas tributarias y regímenes de información significan mayores costos y mayor dificultad para el sector productivo, que no sólo tiene que ocuparse de producir más y mejor, sino que tiene que ser un agente de los estados nacional y provinciales, cumpliendo funciones de agentes de información y retención en múltiples casos.
David Miazzo explica que "un país más competitivo requiere de una carga tributaria y administrativa baja, simple y eficiente. Nuevas cargas tributarias y regímenes de información significan mayores costos y mayor dificultad para el sector productivo, que no sólo tiene que ocuparse de producir más y mejor, sino que tiene que ser un agente de los Estados Nacional y provinciales, cumpliendo funciones de agentes de información y retención en múltiples casos”.
Este tipo de requerimientos significan menos competitividad y mayores costos. Si se analiza cada requerimiento por separado, probablemente resulten marginales al negocio, pero la sumatoria de todos ellos hacen la diferencia.
Para dar un ejemplo, continúa Miazzo, recientemente el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba, incorporó aranceles indicativos para el Registro de Tierras Explotadas (Nación) y el Régimen de Información de Combustibles Líquidos (Provincia de Córdoba), dos cargas más que se cargaron a las obligaciones de los productores.
El honorario sugerido para el primero es de $6.900, y para el caso del segundo es de $1.380, que al ser un requerimiento mensual, genera un costo extra anual de $16.560. Es decir, que entre ambos, se suma un costo anual de $23.460 por productor.
El Índice FAVA es el resultado de una división entre un numerador, representado por los impuestos, y un denominador, representado por la renta agrícola. Por este motivo, el índice suele moverse por las variaciones en la renta agrícola, ya que las alícuotas de los impuestos se mantienen estables.
La renta agrícola es el resultado de restarle al valor de la producción, los costos de producir, comercializar y transportar la producción. Así, si suben los costos, la renta baja y el indicador sube. Y si, como es el caso, bajan los precios, baja el valor de la producción, se reduce la renta y, nuevamente, aumenta el índice FADA.
 

FUENTE: CLARIN RURAL

Comentarios

Video del día