El trabajo de investigación ayudará a entender los mecanismos vegetales para captar el agua y los nutrientes. Un gran avance para mejorar la productividad en ambientes marginales.
Tamaño letra:

 

Frente a la expansión de las zonas áridas o secas como consecuencia del cambio climático, un grupo de científicos de Argentina, Corea del Sur, Austria y Francia descubrieron rutas moleculares que alargan los llamados “pelos radiculares”, estructuras de las raíces encargadas de captar nutrientes esenciales y agua.


Esto es un gran avance debido al impacto que estas estructuras le pueden conferir a la productividad de los cultivos.


Los autores del novedoso avance, el doctor José Manuel Estévez y, de atrás hacia adelante, las licenciadas Silvina Denita-Juárez, Eliana Marzol y la doctora Silvina Mangano.


“Los resultados son muy alentadores”, señala el co-director de la investigación, el doctor José Manuel Estévez, jefe del Laboratorio Bases Moleculares del Desarrollo Vegetal del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA)-CONICET y del Instituto Leloir.


“Cultivos como el trigo, el maíz y la soja podrían mejorar la captación de nutrientes esenciales y agua en suelos pobres en fosfatos y en períodos prolongados de sequía”, afirma.


En el estudio, Estévez y sus colegas (un equipo de 15 investigadores y becarios) identificaron a hormonas y genes "cruciales" en el alargamiento de los pelos radiculares.
La manipulación de esas “piezas” y su expresión en la planta permitió duplicar la longitud de los pelos, explica Estévez.


“Este conocimiento sienta bases para el desarrollo de estrategias que impacten en la productividad de cultivos a gran escala”, concluyó el científico, cuyo trabajo se inició en el IFIBYNE (centro de investigación ubicado en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA) hace aproximadamente cuatro años.

 

 

FUENTE.: CLARIN RURAL
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas