El autor, decano de la Facultad de Veterinaria de la UBA, afirma que la ganadería argentina debe mejorar su productividad.
Tamaño letra:

 

La producción ganadera muestra signos de recupero (retención de vientres), pero a pesar de ello, la productividad es baja a nivel nacional. El sector agropecuario argentino decidió incrementar la superficie de cosecha, fundamentalmente la gruesa, gran parte a expensas de la superficie ganadera (equivalente a 8,6 millones de novillos).


A pesar de esto, hubo un conjunto de factores que provocaron un crecimiento fenomenal de la productividad del sector ganadero, que pudo seguir engordando esta hacienda y aumentando el stock, en una superficie mucho menor (cría bovina intensiva), por esto consideró que la integración pasto-grano llegó para quedarse, y esto, más que ser un problema, es un índice de eficiencia, que permite sostener un sistema productivo eficiente.


Desde la UBA, hace décadas que venimos enseñando cuáles son los pilares esenciales de la cría bovina y cuáles son los causales de ineficiencia de los sistemas productivos. Nuestros graduados saben que con un manejo forrajero, sanitario y reproductivo, aplicando tecnología de procesos, se pueden obtener mucho mejores resultados que los actuales.


Siempre propongo el mismo ejemplo a nuestros alumnos, “Si voy a un campo con 100 vacas que obtiene anualmente una cosecha de 62 terneros (porcentaje de destete nacional), y le propongo obtener 10 terneros más con una mínima inversión, Ud. lo haría?”, esta propuesta trae como consecuencia pautas muy simples y a la vez complejas que la podemos resumir de la siguiente manera: Tratar de preñar la mayoría de los vientres, que la parición se haga sin problemas, que la madre crie bien al ternero y que se vuelva a preñar lo antes posible y que destete a su ternero con el mejor estado y peso . Por eso sostengo que el manejo sanitario y reproductivo no son variables invisibles, sino al contrario, pero requiere de un profesional de la salud altamente capacitado.


Los Veterinarios que trabajamos en el campo sabemos que sin condición corporal mínima la vaca no cicla, hay enfermedades que generan pérdidas fetales y abortos y que la distocia ha sido uno de los factores que más afecta a las vaquillonas. La revisación de toros es una pieza fundamental que complementa el sistema productivo. En los terneros, es importante el manejo sanitario y antiparasitario que propondremos, a fin de poder obtener la mayor conversión posible de pasto a carne.


El costo sanitario es un factor que no debe descuidarse ni subestimarse, muchas veces se utilizan insumos veterinarios en forma irracional y con malos resultados haciendo que en estos casos, la “sanidad sea invisible” y sea el fusil a la hora de evaluar reducción de costos directos. Entonces, ¿cuál es el plan sanitario más adecuado? Siempre decimos que es aquel que se focaliza en la prevención de enfermedades de la reproducción, saneamiento de rodeos, prevención de enfermedades tradicionales y emergentes que afecten los sistemas de cría e invernada y para ello, es necesario un diagnóstico de situación de los ecosistemas regionales en donde trabajemos.


El cambio relacionado al nuevo escenario político ha generado en el sector expectativas favorables en relación a escenarios futuros (quita de retenciones, exportación de carnes) así lo muestran distintos indicadores, como los publicados por Ciccra (Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados), dando señales de aumento de productividad.


Es por ello, que sería importante aplicar políticas confiables y duraderas de incentivo al sector, que si recordamos el ejemplo del establecimiento de 100 vacas propuesto como estudio de caso, está íntimamente relacionado a la estratificación ganadera nacional (Inta-SENASA), en donde el 78% de los productores ganaderos tienen menos de 250 cabezas y el 17% entre 250-1000 cabezas representando más del 95% de la existencia nacional (52.600.000-SENASA- 2017), y son ellos los que manifiestan a mi criterio, la mayor dificultad a la hora de invertir en los pilares de la cría bovina.


Algunos especialistas del sector sostienen que “si se invirtiera 7 dólares por animal en sanidad obtendría más terneros”. Considero que es una parte importante pero no determinante, si no realizamos además un buen manejo nutricional y reproductivo, ya que la “sanidad entra por la boca”, es por ello que el asesoramiento técnico-profesional sigue siendo fundamental a la hora de generar más terneros. Esto necesita un marco socio-político que permita desarrollar estímulos y políticas de estado claras y sostenidas en el tiempo, que los estimule y permita realizar inversiones en relación a la cadena forrajera, reproducción y sanidad con un horizonte proactivo, como realizaron otros países de la región y sostuvieron a pesar de los cambios políticos sufridos.


Argentina tiene escenarios cortoplacistas que dificultan la inversión y estimulan la especulación, en el caso de la ganadería, es una cadena agroalimentaria generadora de trabajo legítimo, con arraigo regional y federalismo nacional, que debemos aprovechar y no perder más tiempo en cuestiones coyunturales o políticas que atentan contra el crecimiento de la ganadería argentina.

 

FUENTE: Clarin Rural
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas