Tamaño letra:


Carlos Wagner se convirtió en el último y más temido de los empresarios arrepentidos y confesó que Julio De Vido dirigía el sistema de las coimas.


El ex titular de la Cámara de la Construcción declaró bajo la nueva figura judicial. Reconoció que los sobornos eran de entre el 10 y el 20 por ciento del valor de los contratos.

 

Wagner cerró un acuerdo de colaboración con Carlos Stornelli, el que ahora está bajo estudio del juez federal Claudio Bonadio. De este modo, el fiscal aceptó que el hombre de negocios se convierta en el nuevo "imputado colaborador" en el marco de la causa por los cuadernos con detalles de las presuntas coimas en la obra pública durante el kirchnerismo.

 

En caso de que Bonadio acepte el acuerdo, el accionista de la constructora Esuco se transformaría automáticamente en el sexto empresario arrepentido y quedaría en libertad.  

 

"(Carlos Wagner) hizo pagos por su firma que se concretaron en San José 151, donde tenía sede dicha empresa, el 2 de junio de 2010, lugar en el cual Roberto Baratta y Nelson Lazarte retiraron 500.000 dólares", escribió el ya famoso "chofer del poder".

 

Al parecer, esa no fue la única vez que el ex presidente de la Cámara de la Construcción de reunió con quien supo ser mano derecha de Julio De Vido.

 

Comentarios

Video del día

Lo + Leído

Noticias Relacionadas