Tamaño letra:

 

Por “traición a la Patria”, la acusación que el juez Claudio Bonadio lanzó sobre la ex presidenta Cristina Kirchner, existe sólo un caso con condena en la historia de la Argentina y ocurrió en 1936.


Según detalla el historiador Adrián Pignatelli, en reproducción del portal de noticias Infobae, el único ciudadano condenado por traidor a la Patria en Argentina fue el Mayor del Ejército Guillermo Mac Hannaford, ayudante del Jefe del Ejército Argentino, General Nicolás Accame.


En 1936, según el relato de Pignatelli, fue acusado de vender información clasificada de Argentina a Bolivia y a Paraguay. “Si bien su caso aún mantiene muchas zonas grises, el malogrado militar pasó los siguientes veinte años de su vida olvidado en una celda, hasta su indulto que le llegó pocos años antes de su muerte”, añadió el historiador.


El condenado por traición era hijo de un sastre inglés y de una madre de ascendencia francesa. Mac Hannaford se destacó en el Ejército por su nivel de instrucción, y su dominio de lenguas extranjeras. “En los 14 cuerpos que componen la causa contra este militar, se esconde una trama en las que las verdaderas motivaciones que llevaron a recibir semejante acusación, aún no salieron a la luz”, amplió. Pignatelli dijo que “se lo acusaba de vender información secreta de nuestro país a Bolivia, mientras se desarrollaba la Guerra del Chaco”.


La contienda fue entre Paraguay y Bolivia y se libró desde el 9 de septiembre de 1932 hasta el 12 de junio de 1935, por el control del Chaco Boreal. Fue la guerra más importante en Sudamérica durante el siglo XX. En los 3 años de duración tuvo una gran cantidad de bajas (60 mil bolivianos y 30 mil paraguayos).


El cese de las hostilidades se acordó el 12 de junio de 1935 bajo la presión de los Estados Unidos, por un tratado secreto firmado el 9 de julio de 1938.


A lo largo del juicio, salió a la luz que Mac Hannaford apostaba en el hipódromo los sábados y que estaba con una mujer llamada Jorgelina Argerich y con diversas mujeres.


Para la justicia militar, el caso cerraba: era apostador y mujeriego. Debía ser espía. A lo largo del proceso, que comenzó en diciembre de 1936 y que culminaría en agosto de 1938, desfilaron una serie de testigos cuyos testimonios reforzaban la culpabilidad del Mayor y, paralelamente, se rechazaban las peticiones de la defensa de incluir a testigos que ayudarían a sostener la inocencia del acusado.


Finalmente, se dictó la condena: encontrado culpable de espionaje y, en consecuencia, de traidor a la Patria. Se lo condenaba a ser degradado y destituido en ceremonia pública y a purgar una pena a cadena perpetua.


Ya como un simple civil, lo embarcaron en la bodega de buque que en marzo de 1939 llegó a Ushuaia. Hasta 1944 estaría alojado en el presidio del fin del mundo.


Cuando Juan Domingo Perón fue derrocado en septiembre de 1955, se armaron diversas listas de presos políticos que deberían ser liberados. El General Eugenio Aramburu accedió a firmar el decreto secreto de mayo de 1956 que establecía la liberación de Mac Hannaford.


Había pasado 20 años preso. Sus compañeros de armas le habían dado la espalda, su esposa se había enterado de algunas cuestiones que Mac Hannaford le había ocultado. Era un civil desempleado y enfermo.


Mac Hannaford, abatido y olvidado, falleció en su casa el 5 de septiembre de 1961 a causa de la tuberculosis que había contraído en Ushuaia.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas