Tamaño letra:

 

En marzo de 2016, cuando ambos eran presidentes, se quedaron con las ganas. No probaron juntos, como se había especulado en la previa, el imponente campo de golf del Hotel Llao Llao de Bariloche. Este sábado a las 10 de la mañana el mandatario argentino Mauricio Macri y el ex Jefe de Estado de los Estados Unidos Barack Obama jugarán en el campo del Buenos Aires Golf Club, de Bella Vista, en el partido bonaerense de San Miguel.


La sede del encuentro no es ajena para la familia del Presidente. Gianfranco, su hermano, preside la Comisión Directiva.


En el Gobierno optaron por el hermetismo por tratarse de una visita de carácter privado de Obama, que este viernes asistió a la cumbre de Economía Verde que se llevó a cabo en Córdoba.


Sin embargo, en la Casa Rosada no disimularon el beneplácito con el que recibirían la imagen de los líderes compartiendo un partido.


"Es un líder mundial que posiciona a Mauricio dentro del liderazgo regional que buscamos", explicó una fuente oficial a Clarín.


Descartaron de manera tajante que una imagen de ambos pudiera ser mal recibida en Washington, en momentos en los que Donald Trump le pone trabas al biodiesel argentino.


Obama alertó sobre los peligros del cambio climático, una preocupación que comparte en lo gestual con Macri y que Trump no avala.


Lo escucharon los Premio Nobel de Economía Edmund Phelps y Eric Maskin; el cofundador y copresidente de la Fundación Africa Rising, Ndaba Mandela, nieto del ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela; el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro; y el gobernador local Juan Schiaretti, entre otros.


El Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich montó un fuerte operativo durante la visita del ex mandatario, que cuenta con cápsulas especiales y cuerpos de élite.
Barack y Michelle Obama trabaron una buena relación con Macri y la primera dama, Juliana Awada -también amante del golf- durante su visita a la Argentina en 2016.


La participación del presidente argentino para el juego de este sábado estaba en duda, luego de su nueva artroscopía de rodilla que lo obligó a alejarse de los picados de los miércoles en Olivos. Ante la inminente visita, Macri aceleró la recuperación que sigue con una kinesióloga.


Macri se inició en el golf a instancias de su padre Franco y tomó clases con Basilio Hunchak y ostenta un handicap de 9 golpes. Obama, en cambio, ostentaba 13. Todavía aprovecha cada una de sus escapadas a Tandil para despuntar el vicio de los palos.


En sus tiempos como empresario, Macri pudo jugar al golf con Trump y le ganó. Resta saber cómo le irá con Obama.
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas