Tamaño letra:

 

El cambio de modelo económico y el avance de la tecnología automotriz consolidaron en mayo una tendencia: pese a la lenta recuperación de la actividad, los automovilistas refinaron sus gustos y se inclinan cada vez más por los combustibles premium, más caros que los habituales, en detrimento de las versiones clásicas de las naftas y el gasoil. Así salió publicado en La Nación en una nota de Pablo Fernández Blanco respecto a datos del Ministerio de Energía de la Nación.


Las cifras oficiales muestran que el denominado gasoil grado 3 (premium) fue el producto de venta en bocas de expendio de más creció en el quinto mes del año en comparación con el mismo período que el año anterior. Se trata de un carburante utilizado por los vehículos más nuevos del mercado cuyo incremento fue del casi el 35%.
Ese crecimiento exponencial, sin embargo, estuvo largamente compensado por un desplome superior al 12% en la venta del gasoil tradicional, que suele ser identificado como el combustible del trabajo. Las ventas de ese combustible anotaron una caída del 5,6%.


El caso de la nafta súper tiene otras particularidades. Al igual que el gasoil, su versión premium continuó ganando mercado de manera notable y pasó de 170.673,69 m3 a 225.384,56 m3 en mayo pasado, con un incremento superior al 32%. La súper, en tanto, también mostró un crecimiento, aunque mucho menor, ya que llegó apenas al 3,3%. Y a diferencia del gasoil, la suma total de la venta de naftas arroja un crecimiento superior al 10% interanual.


Un informe de Cecha, que reúne a expendedores de todo el país, reconoce también que los productos premium continúan incrementando su participación en el mercado total. Las naftas pasaron del 13 al 16% en mayo, mientras que el gasoil saltó del 13 al 15%.


Según los especialistas, la masiva afluencia a los combustibles de alto valor se debe a varios motivos. En primer término, las automotrices y concesionarias recomiendan el uso de esos combustibles para las nuevas unidades, tanto nafteras como diésel.


En el caso del transporte pesado, además, las nuevas unidades que se vendan en el país deben tener disponible la tecnología denominada Euro 5, por lo que sólo pueden utilizar el gasoil más caro, que no sólo tiene mayor potencia, sino también es menos contaminante. Así, el crecimiento de todo el segmento comercial dedicado al campo traccionó a favor del incremento en la venta del producto más caro.


En la competencia entre empresas, YPF sigue siendo la más elegida. Sin embargo, según Cecha, tuvo ‘una notoria disminución en la participación, producto de que en varias plazas sus precios no se diferencian sustancialmente de los de la competencia, como resultaba en otras épocas‘.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas