Se dictó esa medida por posible entorpecimiento a la investigación.
Tamaño letra:

 

La titular de la Fiscalía Descentralizada de San Antonio Oeste, Mariela Coy, formuló cargos contra un joven mayor de edad por dos intentos de robos y amenazas.

 

El sujeto de 24 años cuenta con antecedentes penales y permanecerá detenido por un mes por posible entorpecimiento a la investigación.

 

La fiscal solicitó al inicio de la audiencia la unificación de los dos legajos, puesto que los hechos se encuentran vinculados y que las víctimas son un matrimonio local.

 

De la investigación surge que el pasado 17 de agosto, alrededor de las 20 horas, el joven habría intentado robar una motocicleta en inmediaciones de Alem y Belgrano de esa ciudad.

 

Cuatro días después, el 21 de agosto a las 18 horas, el hombre junto a otros dos sujetos abordó a la pareja de la mujer quien se encontraba trabajando a bordo de un vehículo.

 

En esas circunstancias y con ladrillos en sus manos le profirió amenazas a él y a su familia y posteriormente intentó sustraerle la riñonera que llevaba en su cintura.

 

Al no poder lograr su cometido, el acusado arrojó los ladrillos y rompió los vidrios de las ventanas laterales del vehículo.

 

La calificación legal del primer hecho es robo en grado de tentativa, mientras que en el segundo caso es robo en poblado y en banda en grado de tentativa, amenazas y daño.

 

Como el imputado cuenta con antecedentes computables al momento de cometer estos delitos, en caso de recaer condena la misma sería de cumplimiento efectivo.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, la representante del Ministerio Público Fiscal avanzó en el pedido de prisión preventiva del acusado. Para culminar la investigación, Coy solicitó que se extienda la detención por un mes, pudiendo el mismo prorrogarse en caso de ser necesario.

 

“Existe el riesgo de que el imputado en caso de que recupere la libertad pueda entorpecer la investigación”, sostuvo Coy. En este sentido, remarcó que el imputado tenía conocimiento de la relación entre las víctimas de los dos hechos y que no dudó en amenazar al hombre, provocándole temor. El principal objetivo de la medida cautelar es resguardar las declaraciones testimoniales de ambas personas.

 

Además del entorpecimiento a la investigación, la fiscal señaló que existe falta de arraigo del hombre en la zona. Lo anterior se sustenta en que si bien el mismo reside en la localidad de San Antonio, tras haber sido citado en tres oportunidades en las que no compareció a las audiencias judiciales, se debió ordenar su captura y sólo pudo ser detenido tras un trabajo de investigación desarrollada por el Cuerpo de Investigación Judicial de la Policía de Río Negro.

 

El juez Adrián Dvorzak tuvo por formulados los cargos en los términos expuesto por la Fiscalía y dictó la prisión preventiva por el plazo de un mes.

Comentarios

Video del día