A decir del propio Iribarren, nada se ha resuelto aun, ni en el organismo a encabezar, y mucho menos en el municipio que por mandato popular debe administrar hasta diciembre de este año.
Tamaño letra:

El intendente de Sierra Grande Nelson Iribarren, decide por estas horas si acepta o no un cargo ofrecido por el gobierno nacional.


De hacerlo, quedaría al frente del Distrito 20 de Vialidad Nacional, que está acéfalo desde la renuncia de Raúl Obieta en noviembre de 2018.


Sin embargo, y a decir del propio Iribarren, nada se ha resuelto aun, ni en el organismo a encabezar, y mucho menos en el municipio que por mandato popular debe administrar hasta diciembre de este año.


En diálogo con este medio, el mandatario comunal confirmó la existencia del ofrecimiento y aseguró que está evaluando la propuesta.


“Todavía no he decido nada”, remarcó tajantemente.


Iribarren no es una elección al “voleo” para los responsables políticos del gobierno nacional, en el armado de estructuras que le permitan tener más impacto en una población aun reacia a los designios macristas.


Su cercanía al PRO; su apoyo fundado a la candidatura provincial de Wiski a la gobernación más allá de su pasado estrictamente radical, y su activa militancia en favor de la planta nuclear en su localidad, hicieron de este dirigente una persona a tener en cuenta en situaciones como la que ahora se presenta.


Se habla de febrero para mudarse a la capital rionegrina e iniciar la gestión al frente de Vialidad Nacional. Para entonces, deberá al menos encaminar varios de los proyectos que tenía avanzados en el Municipio, como el asfalto de la ruta 5,la instalación de emprendimientos pesqueros que darán trabajo a decenas de vecinos, y resolver la situación de la minera.


Todos los consultados dan por seguro en estas horas que Iribarren finalmente aceptará el cargo propuesto.
 

Comentarios

Video del día