En las últimas horas, un empleado fue alcanzado por restos de mampostería que cayeron de lo alto. El Gobierno reconoció el hecho.
Tamaño letra:

Por seguridad para sus empleados y usuarios de la obra social IPROSS, el Gobierno de la Provincia resolvió cerrar el edifico ubicado en la intersección de las calles Guido y Rivadavia, hasta tanto estén finalizadas las obras de refacción que allí se llevan a cabo.


Bien es sabido que cada vez que llueve, la estructura presenta serias falencias que impiden la normal atención de los afiliados, siendo además riesgosa la permanencia de los empleados en el lugar.


El pasado jueves, se desprendió un resto de mampostería que golpe‘‘o fuertemente a uno de los trabajadores, hecho que el gobierno reconoció y lamentó.


“La obra social lamentó el incidente”, se informó en un comunicado oficial.


 El edificio permanecerá cerrado hasta que se terminen todas las tareas de reparación.


Si bien las instalaciones continuaban en obra, las autoridades del organismo habían definido reubicar al personal para evitar inconvenientes.


Pese a esto, y ante el inesperado accidente ocurrido, se dispuso el cierre de la delegación hasta tanto se finalicen las tareas de refacción y la colocación de canaletas.


“El empleado que sufrió el golpe en la muñeca recibió asistencia médica y se encuentra en buen estado. No presenta ninguna fractura”, agrega el comunicado.


Asimismo, la obra social informó que a partir de este viernes la atención de urgencias y venta de coseguros para turnos programados se realizará en los consultorios de IPROSSalud, en Urquiza 540.


Esto, hasta tanto se finalice la obra de refacción del edificio y no haya peligro para el personal y los afiliados.

Comentarios

Video del día