Ayer fue la primera jornada de protesta, con la presencia de los trabajadores en las playas, pero sin identificación.
Tamaño letra:

Varios de los guardavidas que presentan sus servicios en los balnearios del río Negro y El Cóndor, iniciaron ayer medidas de fuerza tendientes a retener servicios durate el horario de trabajo, a raíz de varios recalamos que, según dicen, no fueron atendidos por la Municipalidad de Viedma.


Como consecuencia de las medidas anunciadas, la Municipalidad salió a repudiar la decisión, y no descarta medidas inmediatas que tengan por objetivo garantizar la seguridad en las playas y costas habilitadas como balneario.


La protesta ayer consistió en mantener la presencia en las zonas balnearias en su horario habitual, de 14 a 20, pero sin la indumentaria identificadora y con acciones alusivas al reclamo.


Sebastián Urquijo, referente del sindicato Guardavidas Unidos, dijo a este medio: “El servicio está garantizado en función del accionar individual de los guardavidas, por supuesto, pero no están garantizadas las condiciones mínimas e indispensables laborales que el Municipio debe cumplir”.


Sin embargo, para contradecir los motivos que llevaron a los trabajadores a efectivizar las acciones directas, desde la Municipalidad se emitió un comunicado donde aclaran que los reclamos son solucionales en el corto plazo, y que no ameritan la retención de servicios.


“La medida resulta injustificada y no se condice con la situación laboral de los trabajadores”, remarcaron desde la comuna.


Cabe recordar que los guardavidas, mediante nota, reclamaron cuestiones de condiciones laborales que “son cumplidas”, según la Municipalidad, pero que a decir de los trabajadores, esto no sucede.


Los guardavidas solicitan refugios y baños en condiciones para cada una de las playas, elementos de primeros auxilios tales como collarines regulables, botiquines completos y un desfibrilador externo automático para las zonas alejadas de los centros especializados en reanimación.


Además, piden mangrullos en condiciones en las playas de mar, banderas de señalización del estado del mar/río, equipos de comunicación para la playa de La Lobería e indumentaria acorde a la tarea.

 

Respuesta del Municipio
Fuentes consultadas en la Municipalidad adelantaron la posibilidad de intimar a los guardavidas a que reanuden sus funciones, y no descartan en este sentido sanciones laborales.


En un comunicado, informaron que los trabajadores del río y el mar no presentan atrasos salariales o despidos injustificados.


Recordaron en el escrito que “el reclamo se realiza a 40 días de iniciada la temporada, con el contenido de situaciones solucionables, que no ameritan una medida de protesta de acción directa”.


Argumentan que “de acuerdo al informe y relevamiento realizado por la Secretaría de Trabajo, no están dadas las condiciones para la realización de retención de servicios”.


En este sentido, se realizó una verificación de los elementos en las diferentes playas, junto a los responsables operativos del servicio y la Secretaría de Trabajo.


La Municipalidad reconoció “situaciones menores en dos refugios del río y en un techo de un refugio del mar, recientemente reparado”.


Respecto a la indumentaria, “la municipalidad recibió la solicitud de cambio de tres trajes de baño (dos en el mar y uno en el río), sobre un total de 57 guardavidas”.


En cuanto al mantenimiento de baños, de uso exclusivo del personal de guardavidas, explicaron que “la limpieza se realiza tres veces por semana y se detectaron actos de vandalismo que están siendo solucionados”.

Comentarios

Video del día