Será responsabilidad de la Municipalidad incorporar un análisis del impacto ambiental de los ruidos y vibraciones en todos los trabajos de planeamiento urbano, de organización o regulación de actividades y servicios que realice.
Tamaño letra:

La concejales Evelyn Rousiot, del Frente para la Victoria, y Genoveva Molinari, de la Unión Cívica Radical, presentaron un proyecto que busca disminuir y penalizar la emisión de ruidos molestos y vibraciones en la ciudad de Viedma.

 

En la Ordenanza se determina de carácter obligatorio “el cumplimiento en el desarrollo de cualquier actividad, actual o proyectada, cuyo ejercicio o uso conlleve la producción de ruidos y/o vibraciones, cualquiera sea su titular, promotor o responsable, ya sea que se efectúe en lugar público, o privado, abierto o cerrado”.

 

En este sentido, será responsabilidad de la Municipalidad incorporar un análisis del impacto ambiental de los ruidos y vibraciones en todos los trabajos de planeamiento urbano, de organización o regulación de actividades y servicios que realice.

 

En cuanto a los establecimientos entendidos como “Fuentes Fijas de Emisión” , deberán poseer habilitación o autorización de funcionamiento sujetos al cumplimiento de los niveles de emisión sonora indicados que no superen los cuarenta y cinco (45) dBA hacia el exterior y los noventa (90) dBA al interior.

 

En estos casos, el análisis de impacto ambiental correrá por cuenta del establecimiento y será obligatorio dado que el municipio deberá exigirlo como requisito para la habilitación definitiva.

 

En síntesis, el proyecto busca establecer las pautas exactas de cumplimiento y sanciones por incumplimiento dado que que en la actualidad no existen. Por otro lado, los establecimientos dedicados a actividades comerciales, industriales, de servicios y demás, deberán adecuar su funcionamiento a las condiciones de aislación establecidas en la Ordenanza. 

Comentarios

Video del día