Fue reinaugurado, con objetivos distintos a los observados hasta la fecha del cierre, en mayo de 2010. Lentamente, las piezas arqueológicas irán ocupando lugar.
Tamaño letra:

Por Silvano Eric Rosso
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Fotos: Miguel Basterra

 

La eterna espera de los hacedores del Museo Eugenio Tello, para contar con el espacio que le permita mantener viva la historia, ha terminado con final feliz.

 

Tras más de 7 años de permanecer en un incómodo departamento donde estaban al resguardo las piezas arqueológicas, patrimonio de la historia y de los rionegrinos, ahora las mismas muy pronto podrán ver de vuelta la luz para enseñanza de las nuevas generaciones.


El camino fue largo y desgastante, pero finalmente se logró lo que muchos creyeron ya imposible: reinaugurar el museo antropológico emblema de la región.


Fue en mayo de 2010 cuando, después de casi 40 años de mantenerse en el histórico edificio de la Municipalidad de Viedma, comenzó el desmantelamiento de la muestra permanente, con un futuro peligroso y desconocido.


El cierre temporal respondía al pedido que antes había hecho el entonces intendente de la ciudad Jorge Ferreira, quien en el marco de la recuperación de edificios públicos, solicitó la restitución del inmueble para instalar allí el despacho del jefe comunal y de sus colaboradores mas cercanos.

 

El museo perdió el espacio en mayo de 2010 cuando las autoridades municipales recuperaron el histórico edificio de la calle San Martín. Desde entonces, la búsqueda de un lugar y el replanteo de los objetivos generales

La entrega había ocurrido en 1969, cuando a raíz de las dificultades que tenia la comuna para funcionar en ese edificio, optaron por la mudanza a la ex Escuela Normal Mixta de la calle Buenos Aires, donde hoy funciona el Concejo Deliberante.


Ese histórico edificio fue prestado al Gobierno de la Provincia, quien resolvió entonces colocar en ese lugar al Museo Antropológico Regional Eugenio Tello, museo que lleva el nombre del gobernador rionegrino que encausó la refundación de la ciudad tras la devastadora inundación de 1899.


Dos años después se habilitó la muestra permanente y desde allí, el museo fue sede de una de las colecciones de material arqueológico más grande de la Provincia.


Solía mantener en el histórico edificio municipal exposiciones antropológicas e históricas, en las que se exhibía su valioso material, algunos cuya antigüedad se calcula en más de diez mil años. 

 

 

Allí funcionaba también una importante hemeroteca y biblioteca, para responder a las visitas de alumnos, pensadores, historiadores y turistas.

 

Todo quedó sin espacio con la llegada de las autoridades municipales al edifico, emblema de la ciudad y símbolo presente de la recuperación tras la inundación del 99’.


De allí las promesas de una pronta relocalización, en lugares que fueron analizados como posibles, pero nunca concretando el cometido.


En 2012 surgió la posibilidad de la instalación del museo en el lugar donde hoy se encuentra la Asociación Amigos de lo Nuestro. El proyecto avanzó, pero no al punto de contar con la financiación.


También se pensó en la Manzana Histórica.

 

Solía mantener en el histórico edificio municipal exposiciones antropológicas e históricas, en las que se exhibía su valioso material, algunos cuya antigüedad se calcula en más de diez mil años

Nada de ello ocurrió, y durante más de 7 años, todas las piezas permanecieron guardadas en cajas, cuidadas por los empleados que mantuvieron vivo el reclamo para mantener también viva la historia.


Esos trabajadores fueron reconocidos en la reapertura.

 

Reinauguración
Este viernes reabrió en su nueva casa de San Martín 360.


En la inauguración se exhibió el libro “Hablan los hijos de Martín Fierro”, una pieza de Rufino Marín que fue escrita en 1933 y recopila una serie de once entrevistas con internos de la colonia penal de principios de siglo.


Durante la semana, habrá exposiciones de cerámica, muestras de artistas contemporáneos de Río Negro y se dictarán talleres de interés cultural, histórico y turístico.


En el acto inaugural estuvieron presentes el secretario de Cultura Ariel Ávalos, el vicegobernador Pedro Pesatti, el intendente José Luis Foulkes, funcionarios municipales y público en general.


Ávalos aseguró que “es un hecho histórico para la Provincia, primero porque se rescata un museo y segundo porque desde ahora será un museo vivo, con participación de la gente, con debate para entendernos y conocernos; para dialogar sobre aquellas cosas que nos hacen ser rionegrinos”.


Pesatti sostuvo que “el Museo Tello tiene ahora una nueva misión, que es la de ir por el rescate de nuestra propia identidad rionegrina. Y la participación nos va a permitir contribuir a que la construcción de la identidad sea más abarcativa”.

Comentarios

Video del día