El Ejecutivo municipal quiere cerrar el año con un aumento del 25 por ciento, pero los gremios insisten en alcanzar el 30 por ciento para todas las categorías. La discusión retomará después de las elecciones del 22 de octubre.
Tamaño letra:

Trabajadores municipales nucleados en los sindicatos Soyem y Upcn rechazaron ayer la nueva propuesta de aumento salarial del Ejecutivo local, y reclamaron la intervención directa del intendente José Luis Foulkes.


En el transcurso de esta semana, la Mesa de la Función Pública se reunió para dar cumplimiento al acta de abril pasado, que incluía la reapertura de la discusión una vez abonadas las cuotas del aumento acordado.


En esta reunión, el Ejecutivo propuso un aumento del 3 por ciento, a pagar en dos cuotas de 1,5 cinco por ciento con los salarios de los meses de octubre y de noviembre; o un bono de fin de año de cuatro mil pesos.


El objetivo del Municipio es alcanzar el 25 por ciento anual, y ubicar el incremento muy por encima de los incrementos inflacionarios informados por las estadísticas oficiales.


Sin embargo, los trabajadores reunidos en asamblea rechazaron la propuesta que obliga a escoger por una de las dos alternativas; reclamaron a los dirigentes gremiales continuar con la discusión una vez realizadas las elecciones generales del 22 de octubre, y solicitaron la intervención directa del mandatario comunal para superar el escollo.


La asamblea se realizó en la glorieta de la plaza San Martín, frente a la Municipalidad.

 

Análisis de la inflación
El Poder Ejecutivo informó sobre los niveles inflacionarios, para argumentar los motivos del 3 por ciento para el último trimestre del año.


“Con una medición oficial de la inflación del 15,4 por ciento, acumulada al mes de agosto (Indec), y con un porcentaje de aumento acordado con los gremios Soyem y Upcn del 21 por ciento, el Ejecutivo Municipal propuso cerrar el año con una pauta salarial de un 25 por ciento de incremento; aplicando un 3 por ciento acumulativo en dos tramos: 1,5 por ciento en octubre y 1,5 en noviembre”, detallaron en un comunicado de prensa.


Aseguran que “con ello, se vuelven a incrementar las asignaciones familiares acompañando los montos abonados por Nación, que significa por ejemplo abonar 1.412 pesos por hijo. A su vez, y como alternativa al incremento de los sueldos básicos, se propuso abonar una suma fija no remunerativa y no bonificable de cuatro mil pesos a cancelarse junto con la segunda cuota del aguinaldo”.


De todas formas, los sindicatos se mantienen firme en la intención de alcanzar el incremento del 30 por ciento anual, por lo cual y tras escuchar las voces de los trabajadores, comunicaron al Ejecutivo el rechazo y pidieron avanzar en nuevas reuniones de la Función Pública una vez superada la etapa política de las elecciones. 

 

Comentarios

Video del día