La expresión fue contundente y definitiva: Los organizadores de la marcha del miércoles, ya anuncian la posibilidad de trasladar el reclamo a Sierra Grande. Pocos precedentes de protestas tan numerosas en a capital.
Tamaño letra:

Las más de 2.500 personas que marcharon el pasado viernes en contra de la instalación de la planta nuclear en Río Negro, marcaron un hecho con pocos precedentes en la ciudad.

 

La expresión fue contundente y definitiva, aunque a la misma hora que se sucedían estas intervenciones, cobraba fuerza la posibilidad que dicho emprendimiento continúe, pero a varios kilómetros de la localidad que se plantó y dijo “no”.


Sierra Grande, tal como se barajaba al principio, es ahora el epicentro de la polémica, y los organizadores de la marcha del miércoles, ya anuncian la posibilidad de trasladar el reclamo y efectivizar una segunda marcha, pero en la localidad serrana, la misma que en mas de una oportunidad vio llegar a los chinos con la esperanza a la reactivación, pero que la suerte no le fue en ese sentido.

 

Pasó el anunciado 9 A a horas de iniciarse la veda electoral.


Terminó por corroborarse que la discusión nuclear definitivamente era el eje de la campaña electoral, de acusaciones cruzadas por supuestas posturas contrarias de los mismos candidatos, y a la espera que las urnas de un mensaje tal vez mas contundente que el de la marcha del miércoles.

 

De impacto

La marcha tuvo un alto impacto en le comunicación.


Innumerable cantidad de portales informativos se hicieron eco de los hechos que acontecieron en la capital provincial, y que tuvieron replicadas además en otras localidades que al igual que Viedma, pretendían decir “no” a la energía nuclear.


La jornada estuvo marcada por la expresión continua, con intervenciones culturales con las que se pretendía dar por sentada la negativa a la inversión china en Río Negro, anunciada por el gobernador Weretilneck en mayo último y eliminada como sede la capital, hace dos semanas por el mismo mandatario.

 

Pocos dirigentes políticos, al menos no se hicieron ver, y de entidades gremiales se observaron. Su presencia respondía más a un criterio personal que a la entidad política o gremial que representaban.


Entre los candidatos,c estuvieron Luz Riera del Socialismo, y Magdalena Odarda del ARI.


El operativo policial es de destacar. Para evitar cualquier tipo de inconveniente, los agentes permanecieron dentro de los edificios públicos.

La expresión fue genuina y en calma.
 

Comentarios

Video del día