Músicos de Viedma se presentaron ante Noticias con propuestas que van desde el folclore hasta el heavy metal pasando por el rock y la cumbia.
Tamaño letra:

Por Fernando Manrique
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


En ediciones anteriores, le dedicamos un espacio a valores locales del teatro, y en esta oportunidad, es el turno de hablar de la música.


Debido a la gran cantidad de músicos que existen en Viedma y Patagones, pudimos escoger a unos pocos de ellos para esta nota.


Géneros tan disímiles como el heavy metal y la cumbia, pasando por el rock y hasta el folclore, son una parte del universo rítmico viedmense. Pero todos tienen un componente común: transmitir lo que brota del interior.


Es así que el reclamo de los pueblos originarios por las tierras, lo acontecido con los genocidas de la última dictadura y las sensaciones de una mujer que espera el amor que nunca llega, pueden contarse mejor con un par de notas musicales.


Canciones que hablan de lo que somos

 


El artista viedmense, Diego “Pocho” León cuenta con más de quince años de trayectoria. Recientemente, su primer disco titulado "Río de historias" ha sido declarado de interés cultural, social y artístico en la Legislatura.


En la docena de canciones se pueden oír historias continuadas que van desde el río Negro hasta el mar. La más combativa es “Chacarera del Veneno”, la cual habla de la lucha de la tierra y la contaminación y "es la canción que nunca falta a la hora de presentarse en vivo".


Respecto al folclore en Viedma, el músico remarcó "Hay una gran comunidad entre bailarines y músicos y como toda comunidad pequeña nos vemos, nos conocemos, nos cruzamos en el almacén, en todos lados y después estamos bailando una chacarera en alguna peña”.


De Viedma a la pantalla chica

 


Tal vez salir en la tapa del diario de la ciudad, obviamente por un logro a destacar, es un anhelo para cualquier persona. Imagínense, formar parte de un programa televisivo a nivel nacional.


Silvina Luz, quien cuenta con más de una década en la música tropical, logró ese premio en base al esfuerzo y al trabajo diario.


Silvina estuvo presente en cuatro ocasiones en el programa Pasión de Sábado. "La primera vez fue más emotiva porque nos costó muchísimo poder ir o llegar a entrar al programa, uno sabe que hay muchos grupos en todo el país, que son muy destacados y quisieran estar ahí, así que después de dos años de espera, de haber mandado material y todas esas cosas, pudimos entrar".


En cuanto a la cumbia a nivel local, comentó "Cada vez la cumbia está siendo más aceptada en diferentes fiestas y lugares, siempre hay un número nacional o regional de cumbia para cerrar un espectáculo".


La cantante realiza covers de músicos como Enrique Iglesias, pero también tiene dos álbumes propios titulados "Sentimiento y pasión" y "Baila conmigo".


Todos hablan del amor, de las tristes despedidas y cuestiones del corazón, aquel que deja arriba del escenario en cada presentación.


De la pantalla grande a la música

 


Hablábamos de las sensaciones que genera salir de pequeños escenarios a ser visto en la televisión. Pero ¿qué sucede cuando un cineasta se mete entre corcheas, semicorcheas y redondas?


Luciano Nacci, cineasta viedmense radicado en Capital Federal, ya fue noticia por cuestiones relacionadas al séptimo arte. Inquieto como pocos, está abocado al lanzamiento de su primer disco.


Junto a un amigo no vidente, Nacci comenzó tocando en los subtes porteños canciones de Charly García, Fito Páez y Jorge Drexler y así se fue ganando algunas monedas para costear sus gastos. Pero la ruptura con su pareja de tres años y medio lo llevó a escribir canciones a manera de catarsis. Luego, conoció a su actual novia y compuso otros dos temas, formando así su disco “Puertas y ventanas”.


Nacci se refirió a la transición de la música y el cine y marcó que ambos forman una parte crucial en su vida. “Para mí la música y el cine se relacionan todo el tiempo, yo cuando estoy pensando una película pienso en la música. Y cuando estoy pensando en la música me imagino una película”.


También valoró las potencialidades de la capital rionegrina y dijo “Viedma es una ciudad que tiene paisajes muy hermosos, eso puede motivar a la hora de la creación, son paisajes que inspiran”.


Transición de dos artes

 


De la pantalla grande a la música parece haber una unión como pocas. Pero qué sucede en el paso de la literatura al sonido.


Sobre esa cuestión habló Gustavo Ferraiuolo, vocalista de la banda de rock La Otra Costa, nacida en 2002 y que actualmente conforma con Alejandro Martínez, Adrián Farfal y Federico Guidi.


Ferraiuolo comentó que la banda, que ya cuenta con los discos Anfitriones y Urdimbre, se basa en "una propuesta que es de producción propia y colectiva porque todos componemos".


Entre las composiciones indicó que hay muchas de escritores locales, tales como Otro Avellaneda que es un homenaje a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán escrito por Darío Blus, el poema Alma de Urdimbre de Blanca Negri y El Ford de Vivaldi de Nito Fritz, entre otros.


"A veces la música inspira la letra y a veces la letra inspira a la música y a veces en el mismo momento que se va escribiendo y componiendo". Así sucedió con Otro Avellaneda donde la banda trabajó en conjunto con el autor Blus.

 

Mantener viva la memoria

 

 

El heavy metal también tiene un papel importante en Viedma. Emanuel Sarramone, bajista de Sicometal, que a la fecha está integrado por Crisitan Ibáñez, Maximiliano Herrera y Rodrigo Vera, dialogó con Noticias sobre la banda nacida en 2008 que posee un disco homónimo y otro llamado Tiempos, en los cuales aborda problemáticas actuales y sigue la tradición contestataria del género.


Sarramone relató que el tema Tiempos “habla de los tiempos que se están viviendo en relación a los juicios a los genocidas de la última dictadura cívico-militar y habla de cómo van cambiando esos tiempos en el que los genocidas, en su momento, estaban en el súmmum del poder generando daño en cámaras de tortura y cómo ahora a ellos les toca estar sentados y ser juzgados, cómo cambian los tiempos, en ese sentido es el título del tema”.


Añadió que en la canción Luchador se habla de una persona a la cual le cuesta mucho el día a día y que tiene encontronazos con la realidad más cruda.


Sobre la influencia a nivel local del metal, ponderó las visitas de bandas reconocidas a nivel nacional como Lorihen, Tren Loco y Malon, dado que “la gente apoya eso” y los grupos locales pueden hacer contacto con sus principales referencias.


Sin dudas, los músicos locales son una parte importante de la cultura local y necesitaríamos varias entregas para seguir cubriendo otras de las muchas aristas que nos quedaron vacantes. Por lo pronto, sigamos pidiendo ¡que no pare la música!

Comentarios

Video del día