Luego de tomar posesión del complejo, observaron que “estaba totalmente destruido”. Se iniciarán acciones legales contra la ex concesionaria por vandalismo.
Tamaño letra:

La Municipalidad de Viedma tomó posesión del complejo de La Balsa ubicado en la avenida Villarino, conocido comercialmente como Sal y Fuego, luego de una orden judicial y constató un deterioro considerable.

 

Mediante un comunicado, remarcaron que el local tiene un importante estado de abandono en las instalaciones, como así también el faltante de elementos pertenecientes a la comuna de la ciudad.


De esta manera, la Municipalidad realizará una presentación judicial por vandalismo y descuido ocasionado por la propia ex concesionaria Silvana Sabbatella, atentando directamente contra el patrimonio de todos los ciudadanos de Viedma.


Esa presentación se funda en que parte del equipamiento existente corresponde a la Municipalidad, en función de la compensación por deuda de canon que tenía la ex concesionaria.


Desde el Ejecutivo local marcaron que el servicio a prestar por el nuevo concesionario no se podrá realizar de inmediato como estaba previsto, debido a los arreglos necesarios para poder iniciar la prestación.


Toda la situación afecta de manera directa la continuidad laboral de los empleados, ya que no podrán realizar sus tareas de manera inmediata, tal como había propuesto el nuevo concesionario.


Desde el Municipio se reitera una vez más que se actuó con la debida antelación para que la ocupante actual pudiera cumplir con la situación contractual frente a los empleados, para intermediar en la continuidad de las fuentes laborales con el nuevo adjudicatario, como así también mantener el servicio para la ciudad.


En esa línea, lamentaron las actitudes y el comportamiento de Sabbatella, quien por más de una década hizo uso y goce del inmueble.

Comentarios

Video del día