En contextos de enfrentamientos particulares vinculados a los negocios y a las diferencias familiares. Todos los sospechosos están identificados, pero uno se halla prófugo.
Tamaño letra:

En tan solo doce días, cuatro vecinos de la ciudad fueron ultimados de manera violenta, con la utilización de armas blancas, y en contextos de enfrentamientos particulares vinculados a los negocios y a las diferencias familiares.


El último suceso ocurrido en la madrugada del sábado en una vivienda del barrio San Martín tiene por ahora a su autor identificado, pero internado en grave estado por recibir también heridas de arma blanca durante la gresca en la que habría ultimado a su contrincante.


La Fiscalía tiene por acreditado que la víctima fatal es Darío Oñate, de 45 años, mientras que su agresor, del mismo apellido y algunos años menos, sería pariente directo.


Aunque las fuentes oficiales no confirmaron el grado de parentesco, se trata del sobrino de la víctima, quien debió ser intervenido quirúrgicamente en el hospital Artémides Zatti, donde se encuentra internado en grave estado y a disposición de la Justicia.


La fiscal Paula Rodríguez Frandsen encabeza la investigación.


En el lugar de los hechos, una vivienda ubicada sobre la calle Hernández y 9 de Julio, además de la persona fallecida se encontraba otro hombre, que también presentaba heridas de arma blanca.


“Aunque los primeros indicios darían cuenta de que entre ambos se habría producido una pelea que terminó con la muerte de uno de ellos, se avanza en la investigación para esclarecer fehacientemente cómo fueron los hechos”, indicaron oficialmente.


Ambos, que tenían una relación de parentesco, vivían juntos en el lugar en el que sucedieron los hechos.


Durante la madrugada la Fiscalía trabajó allí junto con el Gabinete de Criminalística y agentes de la Subcomisaría 59. Se secuestró un arma blanca que será peritada y se tomaron, entre otras medidas que continúan en estas horas, declaraciones testimoniales a vecinos.


La fiscal solicitó al juez Fabio Corvalán la autopsia de la persona fallecida, mientras que quien presenta lesiones se encuentra internado en la Unidad de Terapia Intensiva luego de haber sido intervenido quirúrgicamente.

 

San Javier
En la noche del domingo 8 de abril comenzó una violenta pelea entre dos personas, en cercanías de la localidad de San Javier.


Producto del hecho, uno de ellos falleció producto de una herida de arma banca.


El fiscal Juan Pedro Peralta formuló cargos contra un hombre de 30 años por considerarlo autor del homicidio de un compañero de trabajo, con quien compartía una habitación en la localidad de San Javier. Los hombres trabajaban temporariamente en una chacra de la localidad.


Según la Fiscalía, ambos mantuvieron en horas de la noche del domingo 8 de abril una pelea en el interior de la habitación, que culminó cuando el imputado le asestó una puñalada en el tórax a la víctima de 40 años de edad, que le produjo la muerte a las pocas horas.


Peralta mencionó, en la audiencia que dio paso a la apertura de la investigación penal preparatoria, el sustento probatorio con el que cuenta para imputar formalmente al acusado. Además requirió al juez Juan Brussino Kain su prisión preventiva por el término de cuatro meses.


Finalmente se hizo lugar a la formulación de cargos y a la medida cautelar, dictando la prisión preventiva por el término de 90 días, manifestando que el grado de probabilidad de fuga es suficiente en esta instancia para imponerla.

 

Doble crimen del barrio Jardín

Los crímenes ocurrieron en horas de la tarde del martes 3 de abril, y los cuerpos sin vida de Lilian Lucía Lantelme de 82 años, y Fabián Zaher, de 56 años: madre e hijo, fueron hallados en el mediodía del miércoles siguiente.


Fueron ultimados con un cuchillo hallado en la escena del crimen.


Desde entonces, y a partir de distintos testimonios recabados en inmediaciones a la vivienda de Del Caldén 1489 del barrio Jardín de esta ciudad capital, se logró dar con la identidad del sospechoso.


Camilo Rubén Morales es el imputado, quien se encuentra prófugo desde el momento de ocurrido los hechos.


Se cree que recibe ayuda diaria y recibió colaboración vital para su fuga en las 20 horas posteriores al crimen, antes de encontrarse los cuerpos sin vida de las víctimas.


Con el afán de contribuir al esclarecimiento total del hecho y dar con el paradero del sospechoso, se ha logrado establecer una relación de amistad entre el acusado y una de las víctimas, y certificar la existencia de periódicos encuentros entre ambos, que incluyen asados y charlas de café, además de negocios conjuntos.

 

Estos últimos habrían sido el motor de los homicidios.

 

Comentarios

Video del día