El crimen ocurrió en 2014. Los acusados permanecen en libertad. La sentencia se leerá el 25 de octubre. Fuerte alegato del doctor Fabricio Brogna, fiscal jefe.
Tamaño letra:

El fiscal Jefe Fabricio Brogna, solicitó la pena de prisión perpetua para los dos hombres acusados del homicidio de Rodrigo Carnero. 

 

Según destacó el hecho tiene un doble agravante: habría sido producido con alevosía y para tratar de lograr su impunidad en un robo realizado antes.


Las defensas de los imputados pusieron énfasis en la nulidad de los procedimientos realizados en el lugar y en un allanamiento posterior que deja, coincidieron, a la acusación sin pruebas firmes.


El hecho se produjo el 18 de abril de 2014, luego de que los tres hombres estuvieran juntos durante la madrugada. Según la acusación, aproximadamente a las 10 de la mañana, los imputados ingresaron al domicilio de la víctima y lo atacaron con un palo extraído de la puerta de la vivienda de uno de ellos, ubicada a escasos metros del departamento donde se produjo el hecho. Pocas horas después, los dos se hicieron presentes en la vivienda de un amigo común, intentando venderle el celular de la víctima.


Brogna detalló en su alegato, al que adhirió la querella ejercida por Miguel Cardella, cada una de las pruebas que demuestran la coautoría de ambos en el hecho y los agravantes.


“Los hombres llegaron juntos a la habitación donde la víctima dormía, hay huellas de pisadas de ambos sobre la sangre y en las zapatillas, lo que los ubica en ese espacio y en ese momento. Ingresaron al dormitorio y con Carnero durmiendo, de espaladas a la puerta, le produjeron un golpe con un palo y con él, una fractura de cráneo que le provocó la muerte”, expresó.


En ese sentido explicó que fueron encontrados ambos trozos de palos y en cada uno ADN de los imputados y sangre de la víctima, aunque uno la tenía por contacto y el otro por salpicaduras. “Es decir, uno de ellos tenía el arma homicida y el otro hombre estaba a su lado”, destacó.


A la hora de probar que el móvil fue el robo, dijo que ambos hombres sabían que la víctima tenía dinero y que existía entre los tres un vínculo carente de peleas o diferencias que ocasionara el desenlace del hecho por un motivo diferente a ese.


El representante del Ministerio Público Fiscal valoró además las circunstancias posteriores al hecho, en la que ninguno de los dos imputados demostró remordimiento, queriendo incluso vender el celular sustraído a la víctima. ‘La falta de arrepentimiento habla de la intencionalidad de matar”, destacó. El móvil fue el robo pero actuaron con alevosía, sobre seguro.


Ejercidas por el Defensor oficial Pedro Vega y por Manuel Maza, las defensas explicaron en primer medida por qué debía declararse la nulidad de los procedimientos realizados en la escena del crimen y en un allanamiento posterior, que no contaron con testigos civiles.


Maza redundó en que la participación de su defendido fue secundaria, mientras que Vega hizo alusión a un tercer ADN encontrado en el palo con el que se dio muerte a la víctima, perteneciente a una persona que no fue identificada.


La sentencia se leerá el próximo 25 de octubre a las 12.30.
 

Comentarios

Video del día