Se intentó escapar en un coche de bebés. De sus dos facilitadores, uno quedó en libertad.
Tamaño letra:


Cerca del mediodía de este sábado, un insólito intento de fuga quedó trunco en el Penal 1 de Viedma.

 

El mismo lo tuvo como protagonista nuevamente a Lucas Giménez Pazos, un peligroso delincuente que en otras oportunidades huyó de la unidad carcelaria.

 

Según el director del Servicio Penitenciario, Hugo Cecchini una pareja ingresó en el horario de visitas, a las 11.40, al Penal 1 con un coche de bebés.

 

 

Pasadas 14.35, decidieron retirarse del lugar y lo hacieron de manera sospechosa, por lo que al ser consultados por el personal de guardia se pusieron nerviosos.


El bebé que llevaban en brazos comenzó a llorar y mientras eran custodiados por los guardias, se trabó una rueda del carro. En ese momento, se constató que en el interior intentaba fugarse Lucas Giménez Pazos.


Inmediatamente, se detuvo al interno y a quienes intentaron facilitar su huída.

 

Según se informó en un parte de prensa, la pareja que ayudó a Giménez Pazos –Ricardo Servidio y Natalia Andrada- quedó a disposición del Juzgado de Instrucción 2, a cargo de Carlos Mussi.

 

Servidio continúa apresado, mientras que la mujer recobró su libertad.


Antecedentes de fuga

 

 

Giménez Pazos ya había sido noticia por una fuga de película en la que también participaron Iván “Chanchi” Becerra y Fernando Bustos.

Con la utilización de un criquet lograron torcer los barrotes de la celda y ganaron la libertad. Luego, arrojaron clavos “miguelitos” para evitar la persecución de los móviles policiales.

Los prófugos viajaron hacia la costa Atlántica bonaerense y en diciembre de 2016 Pazos fue recapturado en un control vehícular cerca de Miramar.

 

Al momento de ser detenido, se encontraba con una mujer de apellido Tapia, que siguió viaje hasta Mar del Plata.

Posteriormente, transcendió que Tapia habría alojado a Alicia Mabel Mambriani -pareja de Becerra- y a su hija de nueve años en su casa, teniendo contactos con el prófugo.

 

Fue allí donde se produjo una discusión que terminó a los tiros y Becerra volvió a estar en boca de todos los medios.

 

Becerra fue apresado nuevamente en abril del año pasado, mientras que Bustos –el otro recluso con amplio prontuario- fue recapturado en abril de este año en Mar del Plata, luego de estar prófugo nueve meses.

 

Pazos está encarcelado por un robo agravado a un vecino de Viedma, a cuya casa entró vestido con el uniforme de una empresa de servicios, el 23 de junio de 2016.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas