Dadas las circunstancias, no es descabellado imaginar una jornada electoral sin aparatos externos, para después de las primarias de agosto y antes de las generales de octubre.
Tamaño letra:

 

Como ocurrió en toda la provincia, la convocatoria a elecciones provinciales para el 7 de abril, que ya fue oficializada por el decreto del Poder Ejecutivo y por la Justicia Electoral, descolocó a más que un dirigente que pretendía tener un verano tranquilo para analizar posibles escenarios, y no el actual en el que se deberán tomar determinaciones en el corto plazo.


De todas formas, en la Municipalidad de Viedma optaron por desdramatizar y por ahora, de fechas para elegir al sucesor de José Luis Foulkes poco se habla.


Convocar a las elecciones es facultad del Poder Ejecutivo y con esa premisa, ya la concejal del Frente para la Victoria y principal candidata de la oposición, Evelyn Rousiot, fijó su postura. Le exigió a Foulkes que a la hora de elegir la fecha, tenga en cuenta al Concejo Deliberante y a los dirigentes de todos los partidos políticos, para que esa fecha salga del consenso.


Pero no serán estos dos meses de temporada alta la oportunidad de analizar posibles jornadas electorales.


Foulkes y su espacio político se dispone a iniciar la campaña interna para alcanzar los votos que le permitan en la convención radical, a realizarse el 20 de enero en Maquinchao, mantener la alianza Cambiemos, sumando a más agrupaciones políticas, y disponer de chances de realizar una aceptable elección provincial el 7 de abril


Tras ese primer paso, febrero será tiempo de armado de listas y elecciones internas, que en el radicalismo no se descartan, maxime tendiendo en cuenta el “contundente respaldo” del presidente Macri a la candidatura de Sergio Wisky por Cambiemos, y la decisión de los radicales de encabezar la lista con la diputada Lorena Matzen.


Con todos estos antecedentes, en Viedma se estaría analizando el llamado a elecciones recién en marzo, para a su vez analizar el escenario de alianzas locales y candidaturas.


Deberán ser 90 días antes del comicio, y si se acepta la propuesta del Gobierno de utilizar el aparato electoral para el 16 de junio, no podrán pasar muchos días del mes de marzo para oficializar el decreto de convocatoria.


Dadas las circunstancias, no es descabellado imaginar una jornada electoral única, sin aparatos externos, para después de las primarias de agosto y antes de las generales de octubre.


¿Será en el mes de septiembre?.  

Comentarios

Video del día

Lo + Leído