El edil criticó el proyecto de Genoveva Molinari e indicó que “es solamente una frazada para tapar la inoperancia y la falta de políticas públicas por parte del Ejecutivo municipal”.
Tamaño letra:

 

El concejal del Frente para la Victoria, Diego Santos recogió los guantes luego de las acusaciones de la concejal de la Unión Cívica Radical, Genoveva Molinari, acerca de que existen ediles que defienden intereses en el negocio de la venta clandestina de alcohol.


El representante del cuerpo deliberativo señaló que por más que se sancione el proyecto de la UCR “el problema no va a dejar de existir, ya que no se trabaja donde corresponde, que es en prevenir el consumo”.


El concejal alineado en el peronismo advirtió que la norma que pretendía presentar Molinari “es solamente una frazada para tapar la inoperancia y la falta de políticas públicas por parte del Ejecutivo municipal en materia de educación, concientización y prevención del alcoholismo”.

 

Santos agregó que “castigar a comercios de la ciudad, que tienen cierta actividad económica después de las 0 hs., por no tener la capacidad o el valor de aplicar normativas vigentes, es como matar al perro para combatir la rabia”.


Además, el edil le recordó a la concejal radical que “hace años son gobierno en la ciudad de Viedma, y si la venta ilegal del alcohol es un problema, ellos son los únicos responsables”.

 

“Quiero dejar en claro que durante la presentación de la norma, la concejal Molinari mintió cuando dijo que quienes apoyaban esta norma, no adjuntaban ningún tipo de documentación. Creo que a ningún comerciante que ejerce su actividad de forma licita y responsablemente, le haga gracia que le obliguen a cerrar achicando su posibilidad de ingresos, y menos les va a caer bien, a los trabajadores que queden sin actividad en ese horario y que van a ver sus ingresos reducidos, colaborando aún más con la zozobra que se padece en esta coyuntura económica actual”, afirmó el miembro del Concejo.


Por último, Santos replicó que Molinari debería preocuparse en “que se cumplan las ordenanzas en vigencia, como por ejemplo, que a la tercera clausura preventiva se aplique una definitiva, en vez de andar acusando gratuitamente y ensuciando a los demás concejales con las declaraciones agraviantes e infundadas, fruto del enojo que tiene al darse cuenta que su proyecto no era para nada viable”.

Comentarios

Video del día